lunes, 16 de octubre de 2017

La música y la educación integral y holística

La música y la educación integral y holística

       Cuando la música entra en la vida de un niño, deja de ser pobre (J. A. Abreu)
       “La música no es una materia, una asignatura. Es parte de la vida misma, es la base de toda educación” (K. Pahlen)

Tratamos aquí de la llamada Nueva Educación, una educación integral y holística, no de la enseñanza tradicional, que hemos recibido y que se encuentra en plena decadencia en la actualidad, debido a sus muchas contradiciones internas y, sobre todo, a que obedece a una visión del mundo de la época industrial y de la ciencia clásica mecanicista, superada, hoy, por una nueva visión del mundo y de la naturaleza, así como por la conciencia cada vez más generalizada de estar viviendo en una nueva época, muy diferente a la anterior. Aquí radica la grave crisis que está atravesando esta mal llamada “educación”, ya que solo ha sido una “enseñanza”, una “instrucción”, centrada en la adquisición de conocimientos externos y ajena a las verdaderas necesidades del niño y del adolescente. “El cientificismo penetró en la educación y la convirtió en simple instrucción”, dice Gallegos Nava. La música, como medio de comunicación universal, posee un papel de suma importancia en el desarrollo humano, y es precisamente la educación el medio idóneo para su conocimiento y difusión.
Por eso, E. Willems, como buen educador, quiere dejar bien clara, desde el principio, la diferencia entre la educación musical y la instrucción o la enseñanza. “Aquella -dice- es, por naturaleza, humana en esencia y sirve para despertar y desarrollar las facultades humanas”, y hace esta clara diferenciación: “Mediante la instrucción se informa, con la enseñanza se imparten conocimientos, con la educación se forma”. Señala también que el concepto de educación es más o menos moderno, por lo que hasta ahora lo que ha predominado es la instrucción o la enseñanza, y recuerda que esta siempre viene de fuera, mientras la educación surge en nuestro interior.
Es evidente la importancia de la música y la conciencia para la transformación de la humanidad y el nacimiento de un nuevo ser humano, y solo a través de a música pueden llevarse a cabo realmente esa transformación y ese nacimiento, de forma que las tres: música, conciencia y educación constituyen tres pilares en que ha de sustentarse ese cambio fundamental. Después de las investigaciones que se han llevado a cabo, en el campo de la educación integral y holística, y con la ayuda de la neurociencia y la psicología, hoy se defiende la idea de que la educación es un proceso de despertar de la conciencia o no es educación. Es a esta educación, que considera que la esencia de la vida es la armonía, no el conflicto, a la que nos referimos aquí y a la que la música sirve como un apoyo esencial. “Se debe considerar la música como uno de los primeros elementos de la educación, y su pérdida o su deterioro es el signo más consumado de la decadencia de los imperios”, escribió Confucio.
Aunque el término paradigma no es habitual en los libros sobre música, ni siquiera en los últimos decenios, hemos de reconocer que estamos en un cambio de paradigma a nivel global, también en la educación y la música, y en el que es habitual el trasvase de ideas y de corrientes artísticas, y donde es preciso considerarlo todo unido, no separado, “no hay nada separado, si no es en nuestras mentes”, una afirmación habitual en el esoterismo, y confirmada, hoy, por la ciencia moderna. No puede existir una educación al margen de la música y la creatividad artística, porque ambas son aspectos fundamentales y específicamente humanos. Por eso, esta defensa que hacemos de la música y la educación, supone un gran avance en el progreso natural de la humanidad, y ha de desarrollarse, en el futuro, con un nivel de conciencia superior, como una manifestación y una consecuencia de la evolución y el progreso humanos.

Debido a la falta de investigación al respecto, en especial en la educación, apenas son conocidas estas semejanzas entre la música y la educación:
 * La música se presenta ante nosotros en dos planos, o en dos estados, como dice Stravinsky: el del compositor y el del intérprete. Algo semejante ocurre en la educación, pues esta necesita -en su propia esencia- dos clases de educadores: educadores por naturaleza (los padres) y educadores por formación (los profesionales de la educación). Así que ambas -música y educación- son duales en sí mismas y tienden a formar una verdadera simbiosis:
     - El artista creador y el artista intérprete, en el mundo de la música
     - Los padres y los profesionales de la educación, en el mundo de la educación

 * Hay también una semejanza entre el músico y el educador (o el maestro), en cuanto a la falta de consideración social de ambos. Respecto al músico, es evidente la marginación que sufren tanto él mismo, como los estudios y centros oficiales de música. El educador y el maestro, por su parte, son vistos como profesionales de segunda categoría. Esa marginación también es evidente, si comparamos, socialmente, a ambos (músico y educador) con otros profesionales: médico, abogado, arquitecto, ingeniero, etc. 
    
* Hay una tercera semejanza, de gran importancia. Música y educación son dos ciencias y dos artes de futuro, más que de presente inmediato, porque la sociedad, en general, no ha logrado captar y comprender aún la trascendencia social y cultural de ambas, como la base fundamental para el desarrollo del ser humano y de la propia sociedad; por eso, una y otra son dos grandes desconocidas, dos asignaturas pendientes. Y ello, a pesar de que la música y la educación poseen un poder y un campo de acción interminables, pues son capaces de llenar toda la vida humana, desde el nacimiento a la muerte. Recordemos al pianista y pedagogo Daniel Levy: “En una cultura más madura, la música tendrá una significación más amplia… La música nos permitirá descubrir los esquemas reales del universo, la importancia de las galaxias, las estrellas y quién es el planeta Tierra como un todo”.

A ello podemos añadir la relación que existe entre la educación y la música, por un lado, y la espiritualidad y la feminidad, por otro. Así es, esa falta de comprensión social que han sufrido la música y la educación, la padecen igualmente la espiritualidad y la feminidad, dos aspectos esenciales de la vida humana, desconocidos en su verdadero contenido y manipulados por los poderes autoritarios y dogmáticos para un mayor control de los ciudadanos. Pero este siglo XXI se está caracterizando por el desplome de esos poderes y sus estructuras mentales y sociales, basadas -como hemos visto- en el sistema patriarcal, la revolución industrial y la ciencia clásica. Por ello, están emergiendo nuevas ideas que afectan esencialmente a los prejuicios y convencionalismos sociales dominantes, ideas que traen un aire renovado y una nueva visión de la naturaleza y de la vida, más objetivas y ajustadas a la verdadera esencia del ser humano. Estas ideas afectan, de forma especial, tanto a la educación y la música, como a la espiritualidad y la feminidad, cuatro áreas de la vida humana discriminadas y manipuladas, que están irrumpiendo con fuerza en todo el mundo y que caracterizan los profundos cambios que se están llevando a cabo, en los comienzos de este nuevo siglo y nuevo milenio.

Y acerca de la música y de la educación, como dos artes y dos ciencias de futuro, traemos esta cita de la psicóloga esotérica, A. Bailey, hablando del reestablecimiento de Los Misterios (los secretos que serán desvelados a la humanidad cuando esté preparada): “Los Misterios restablecerán el color y la música para el mundo, tal como esencialmente son, y lo harán de tal manera que el arte creador actual será, para ese nuevo arte creador, lo que los pequeños bloques de madera con que juega el niño, son para una gran catedral como la de Durham o Milán. Cuando sean restablecidos los Misterios, harán realidad -en forma incomprensible ahora para ustedes- la naturaleza de la religión, el propósito de la ciencia y la meta de la educación, los cuales no son lo que creen ustedes hoy”.


Julio Ferreras, educador, catedrático jubilado de IES 

miércoles, 28 de junio de 2017

Conciencia Global

CONCIENCIA GLOBAL



Comienza la cuenta atrás de la catástrofe climática



Comienza la cuenta atrás de la catástrofe climática
El calentamiento global acorta el tiempo para la destrucción de la humanidad

La escalada de la temperatura de la Tierra es imparable y no da tregua, precipitando el deshielo y la subida de los océanos. También aumenta el riesgo de que el CO2 y el metano almacenados en los fondos marinos y en el permafrost suban a la atmósfera y den el golpe de gracia al calentamiento global, convertido en la principal amenaza para la supervivencia de nuestra especie en el horizonte de 2020, según el Pentágono.

“Ni la sociedad, ni el hombre, ni ninguna otra cosa deben sobrepasar los límites establecidos por la naturaleza” (Hipócrates, siglo V-IV a. C.)

domingo, 28 de mayo de 2017

Amit Goswami: "Ciencia y espiritualidad"


Ciencia y espiritualidad

Una integración cuántica

Amit Goswami

 

Durante cuatro siglos, ciencia y espiritualidad se han dado mutuamente la espalda. Esta brecha se está resquebrajando rápidamente.
Con la publicación de Ciencia y espiritualidad: una integración cuántica, Amit Goswami desvela la largamente sospechada unidad metafísica de la ciencia y la espiritualidad, lo mismo que su unidad cosmológica y metodológica.
Para que esta integración haya podido darse han sido esenciales las últimas ideas de la física cuántica, que encarnan una nueva ciencia basada en la primacía de la conciencia, justamente tal como se expresa en tradiciones místicas y gnósticas como las Upanishads.

Este libro representa, por tanto, un verdadero cambio de paradigma. Los Goswami muestran que tomando como base un universo espiritual pueden resolverse no sólo las paradojas de la física cuántica, sino también las de la vida, la mente y la salud. Con una competente exposición tanto de teoría científica y datos experimentales, como de prácticas y cosmología espirituales, los autores nos conducen por una apasionante exploración científica de la espiritualidad. Las monumentales tradiciones de la India, como el Vedānta, el Yoga o el Tantra, se tornan vivas en su conexión con esta nueva ciencia en el seno de la conciencia.

Amit Goswami

Nacido en India en 1936 y doctorado en física teórica nuclear por la Universidad de Calcuta, Amit Goswami, uno de los pensadores pioneros en ciencia y espiritualidad, lleva enseñando física cuántica desde hace más de treinta años. Ha sido profesor de Ciencia Teórica en la Universidad de Oregón e investigador residente en el mundialmente reconocido Instituto de Ciencias Noéticas, además de autor de numerosos libros.

Amit Goswami ha sido pionero en la utilización del modelo cuántico para apoyar el cambio de paradigma, dejando atrás la visión del mundo materialista y proponiendo un nuevo enfoque basado en la conciencia. Es conocido también por su modelo de integración de la ciencia y la espiritualidad, por su teoría de la supervivencia después de la muerte basada en la reencarnación y por impulsar la integración creativa de la medicina convencional y la alternativa. Sus teorías alcanzaron el gran público gracias a su participación en la película “¡Y TÚ QUE SABES!?”. En la Actualidad, vive con su esposa, Uma Krishnamurthy, entre San Rafael, California, y Bangalore, India.

Ana María Oliva: "Lo que tu luz dice"


Como profesora y científica, sé que hablar de determinados temas es algo complejo. A pesar de dar clases de Bioelectricidad Bioelectromagnetismo, sé que la mayoría de las personas asocian el aura (nombre tradicional del campo electromagnético de los seres vivos) a algo de ámbito esotérico, nada que ver con la ciencia.
Sin embargo, hace ya muchas décadas que grandes científicos han hecho importantes descubrimientos sobre este tema. Lo que ocurre es que esos descubrimientos están fuera de los temarios clásicos, y muchas personas no se sienten cómodas con ellos.

¿Por qué? Pues muy sencillo.
Porque aceptar determinados postulados, determinadas evidencias, nos hace salir de nuestra zona de confort, nos hace replantearnos nuestra forma de vivir. Creo que es maravilloso tener conciencia de que tenemos un campo electromagnético (y energético) que varía continuamente, adaptándose y respondiendo a los estímulos exteriores e interiores. Y creo que todo el mundo debería saber qué cosas hacen que su campo se fortalezca y cuáles lo debilitan. Sin entrar en batallar contra nadie ni contra nada, el lenguaje de la energía es un lenguaje que no juzga. Solo muestra. Como buscadora, descubrir el mundo de la energía asociada a los seres vivos me abrió un espectro tremendo: por un lado, asoman todas las preguntas de cómo es, cómo medirlo, cómo se ensucia y se limpia, qué muestra, qué información tiene contenida... 

Por otro lado, lo que hasta entonces eran verdades aprendidas, de repente dejan de tener sentido. Mi cuerpo ya no es algo determinado genéticamente, sino que está continuamente regenerándose, y la clave de la regeneración puede estar en el campo energético. Como ser humano, las preguntas que todos nos hacemos de por qué es tan sencillo sufrir y tan difícil mantenerse en paz, todo eso cobra nuevo sentido, y tiene nuevas respuestas. Acceder al campo de energía de la persona es acceder a la información codificada en él, es acceder al alma, e incluso asomarse al espíritu de esa persona. Con la ventaja de que no solo soy yo la que lo puede ver, sino que además lo puedo mostrar para que la otra persona lo vea. Observar mi propio campo energético me ayuda a salir del autoengaño, y a mirar mi realidad como es, no como yo querría que fuera.

También, descubrir los mundos energéticos me permitió a mi misma recuperar el poder sobre mi propia vida, dejar de estar siempre a expensas de lo que los demás pudieran hacer por mi salud, y empezar a responsabilizarme de ello. Pero sobre todo, lo que me ha permitido sin ninguna duda, es ser más feliz. ¿por qué? Porque entiendo que mi cuerpo energético no tiene límite, y por tanto, yo no tengo más límite que el que me imponen mis propias creencias. Y por eso escribí este libro, para poder compartir lo que he aprendido, por si a alguien le sirve para su propio crecimiento.

Ana María Oliva: "Todos emitimos luz visible"

BIOELECTROGRAFÍA

Ana María Oliva: "Todos emitimos luz visible"

La tecnología biomédica permite hacer un diagnóstico con la luz personal. Ana María Oliva, experta en bioelectrografía, reflexiona sobre las posibilidades terapéuticas de esta técnica.
Todos emitimos una luz que refleja nuestro estado energético, nuestro equilibrio o la falta de él. La posibilidad de ver el aura ya no es un asunto de videntes: puede observarse mediante la tecnología biomédica Gdv-Biowell.
Ana María Oliva, doctora en biomedicina y terapeuta especializada en bioelectrografía, nos explica el funcionamiento y las aplicaciones de este dispositivo capaz de medir y analizar la energía humana, tema de su libro Lo que tu luz dice (ediciones sirio, 2014).

Bioelectrografía: conocer tu estado energético para poder sanar
–¿Para qué sirve ver nuestra energía en una consulta?
–Los pacientes quieren saber más de sí mismos en el plano físico y emocional, conocer el precio que pagan por la vida que están llevando y cómo pueden mejorar su estado. O que eso que perciben como un desajuste no desemboque en una enfermedad.
Los terapeutas que aprenden a utilizar esta tecnología pueden ver el estado de sus reservas energéticas, por dónde el paciente tiene tendencia a que se le bloquee la energía, cómo reacciona su cuerpo a su forma de vivir, si tiene algún órgano congestionado, si sufre ansiedad o estrés. También sirve para mostrar una correlación entre su mundo físico y su mundo emocional.
–¿El resultado puede revelarnos alguna sorpresa? 
–Muchos de los malestares que sufrimos pueden explicarse por nuestro exceso y defecto de energía y las armonías o no que se crean en el cuerpo cuando interactuamos con personas, situaciones o nuestros propios hábitos y pensamientos. Esto es porque somos susceptibles de recibir ondas interferentes –constructivas o destructivas– igual que ondas resonantes que nos permiten activarnos si la frecuencia es la adecuada.
Es inquietante ver el efecto en nuestra energía de recibir una llamada de móvil o el que ejercen las palabras sobre nosotros. Se comprueba con solo cambiar algo de nuestro vocabulario, la forma en que construimos las frases y el tono. Se transforma nuestra manera de pensar cuando emitimos un mensaje o cuando lo recibimos.
"Es inquietante ver el efecto en nuestra energía de recibir una llamada de móvil o el que ejercen las palabras sobre nosotros."
También lo que no decimos, lo que retenemos, se enquista alrededor del cuello y nos merma energía. Somos más vulnerables de lo que pensamos pero si nos hacemos conscientes de ello, podemos tomar el control. el juego, las caricias, el baile, la risa o mantener una relación sana entre padres e hijos tiene efectos beneficiosos.

Suele pasar que cuando analizamos la imagen de un hijo que está viviendo un conflicto, esto tenga un reflejo en el estado del progenitor: la imagen energética es similar, porque en sus primeros años de vida el campo energético de ambos está vinculado.

sábado, 29 de abril de 2017

La Psicología de la Gratitud de Robert Emmons


La Psicología de la Gratitud de Robert Emmons

Las personas agradecidas tienden a estar satisfechas con lo que tienen y por eso son menos susceptibles a emociones como la decepción, el arrepentimiento y la frustración”, opina Roberts, quien también añade que, al ser más felices, estas personas son más amables y mantienen buenas amistades.
Roberts señala que “ se podría argumentar que la justicia de la gratitud es algo metafísico—una armonía entre la naturaleza humana y la naturaleza del universo—ya que dependemos de otros seres humanos y de Dios para recibir buenas cosas”.
El estudio de las emociones positivas como la gratitud es un campo nuevo en la psicología que comenzó a finales de los 90 a fin de estudiar el poder y las virtudes del ser humano. Uno de los fundadores de este nuevo campo es Martín Seligman de la Universidad de Pennsylvania, quien cree que “la ciencia de la gratitud, que cuenta con el liderazgo de Emmons y McCullough se ha convertido en un enfoque central de la psicología positiva en estos últimos cinco años”.
El próximo proyecto de Emmons es estudiar cómo se desarrolla la gratitud en los niños.
“Lo importante de la gratitud es que no solo ayuda a los individuos sino a la sociedad en general. La gratitud es una virtud cívica”, opina Emmons. 



EL PEQUEÑO LIBRO DE LA GRATITUD (Robert Emmons)

Está científicamente demostrado: irradiar gratitud al mundo es la forma más sencilla y efectiva de alcanzar la felicidad, pero también de dormir mejor, recibir más amor, reducir el estrés y disfrutar más de la vida en todos los sentidos. Los sencillos y breves ejercicios que aporta esta obra, abrirán tu corazón a la gratitud y te permitirán ser consciente de los muchos dones que recibes cada día. Practicar la gratitud te beneficiará en todos los sentidos y generará a tu alrededor una reacción en cadena de efectos positivos. Dedica unos instantes a dar gracias a la vida y comprobarás que ella te responde sin falta con más felicidad, salud y prosperidad.
La gratitud nos aporta la fortaleza de carácter que necesitamos para mejorar tanto nuestra vida como la de otras personas. En este pequeño libro, Robert A. Emmons, considerado el mayor experto científico mundial en gratitud, te propone prácticas y técnicas simples y eficaces que te ayudarán a cultivar el agradecimiento día a día y a reconciliarte con el mundo.